Programa de Salud Integral - CA YE CUALLI

MASOTERAPIA AZTECA

Desde hace milenios, las grandes culturas de la humanidad idearon las primeras formas para curar. Una de éstas fue el masaje, arte que desde hace más de 3,000 años se ha utilizado con fines terapéuticos y medicinales,  e incluye una amplia gama de técnicas que influyen en el cuerpo a través de la presión, fricción o manipulación de la piel, músculos y ligamentos, para tratar enfermedades y lesiones.

La Masoterapia, o uso de diferentes técnicas de masaje, es considerado un eficaz y reconocido recurso terapéutico y forma parte de la medicina complementaria e integral. Se ofrece cada vez más, junto al tratamiento estándar, para una amplia gama de enfermedades y situaciones médicas.

Los estudios sobre los beneficios de los masajes demuestran que son un tratamiento efectivo para reducir el estrés, el dolor y la tensión muscular.

En Ca Ye Cualli utilizamos diversos tipos de masajes: terapéuticos (mejoran la circulación, contribuyen a recuperar la movilidad y reducen las dolencias), fisiológicos (alivian el cansancio), relajantes (brindan confort y regulan la tensión), preventivos (relajan zonas tensas que pueden derivar en una lesión), reflexología (reduce dolor, síntomas psicológicos como estrés y ansiedad, además de ser de bajo riesgo) y nuestra especialidad: Masaje Azteca.

El Masaje Azteca que brindamos como parte de nuestro programa de salud Ca Ye Cualli, es un compendio de técnicas adaptadas a nuestra sociedad y que provienen de rituales y prácticas utilizadas por los curanderos y chamanes Aztecas para sanar cuerpo, mente y espíritu. Era llamado por los antiguos nahuas de diversas maneras: movimiento precioso de la vida, movimiento de la tierra, movimiento de amor, vida que surge en la tierra. Era proporcionar toques delicados, como la mariposa acariciando el viento; una práctica delicada como ella, pero fuerte como su vuelo.

El Masaje Azteca trabaja desde un concepto integral, con toda su tradición milenaria que combina la práctica de fitoterapia, aromaterapia y métodos de masajes para sanar los estados de equilibrio del cuerpo: espiritual, físico, químico, emocional y energético, para un mayor conocimiento y equilibrio integral del ser humano, así como para vivir más conscientemente este camino de crecimiento y aprendizaje constante.

Cada cuerpo revela su historia a través de las posturas, a través de las tensiones musculares y las zonas dolorosas. Los terapeutas de Ca Ye Cualli entrenan sus sentidos (vista, olfato, tacto, oído, gusto e intuición), y observan al paciente para encontrar las zonas físicas, emocionales y del espíritu que requieren terapia. Estos signos, aunados a los síntomas que el paciente manifiesta, ayudan a proporcionar un tratamiento eficaz acompañado de diversas hierbas medicinales y aceites esenciales seleccionados a partir de las necesidades propias del paciente.

Este masaje nos ayuda a entrar en equilibrio con todos los elementos de la naturaleza; nos permite obtener de ella su fuerza y sus efectos terapéuticos para mantener la salud de nuestro organismo.

La masoterapia, junto con naturopatía, nutrición, ayuno, ejercicio, temazcal y el Programa de Desarrollo Humano IC IZA, es uno de los siete ejes principales que forman parte de nuestro Programa de Salud Integral Ca Ye Cualli.

Beneficios de la Masoterapia

  • Sistema circulatorio: aumenta la capacidad de la sangre para transportar el oxígeno. El masaje ayuda a aumentar los glóbulos rojos y blancos. La presión sobre las venas facilita la salida de detritus y metabolitos. De hecho, las personas con problemas circulatorios mejoran las retenciones de líquidos en las piernas, eliminando la sensación de calor, dolor e hinchazón.
  • Regula la presión arterial: el masaje contribuye a dilatar los vasos sanguíneos al reducir los niveles de cortisol y norepinefrina, sustancias asociadas con el estrés. Esto mejora la circulación sanguínea, aumenta la oxigenación celular y reduce los niveles de presión arterial, por lo que disminuye el riesgo de muchas afecciones cardiovasculares.
  • Sistema Inmune: el masaje aumenta la capacidad de la sangre para transportar oxígeno; reduce los niveles de cortisol e incrementa la producción de linfocitos y sustancias conocidas como interlucinas que ayudan a combatir todo tipo de infecciones.
  • Desintoxica el cuerpo: La salud de nuestro cuerpo depende de la salud de nuestras células. Las células a su vez dependen de un flujo abundante de sangre y linfa. El masaje mejora la circulación de la sangre y linfa, ayudando a llevar nutrientes a las células y a eliminar impurezas y sustancias tóxicas.
  • Ayuda a liberar endorfinas, lo cual da la sensación de bienestar; apacigua el dolor y disminuye los depósitos de grasa, aunque siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio.
  • Ayuda a resolver los problemas de sueño: eleva los niveles de serotonina, un neurotransmisor que mejora el estado de ánimo y además alivia el insomnio. Los investigadores indican que esto se debe a que favorecen la producción de melatonina, una hormona inductora del sueño.
  • Sistema nervioso: mejora la nutrición, y por tanto el funcionamiento y regeneración de los nervios periféricos debido al mayor flujo de sangre en ellos.
  • Alivia el dolor: al ser un tonificante y relajante del sistema nervioso, además de liberar endorfinas que combaten el dolor, anestesia las terminaciones nerviosas cutáneas.
  • Metabolismo: aumenta la cantidad de orina después del masaje y la eliminación de cloruro sódico, nitrógeno y fósforo.
  • Ayuda a que los músculos se mantengan flexibles: con los masajes los pacientes con dolores en cuello, hombros y espalda adquieren fortaleza, eliminando la tensión de los nervios afectados.
  • Articulaciones: elimina y evita adherencias provocadas por líquidos (generalmente, resultantes de inflamaciones) que se depositan en los tejidos o en la cavidad articular.
  • Estimula los órganos de la digestión, mejora el rendimiento pulmonar y tonifica la piel.
  • Ayuda a la recuperarse de lesiones, pues provoca reacciones químicas en el músculo semejantes a las que causan los analgésicos y antiinflamatorios. Asimismo, estimula la acción de las mitocondrias, lo que se acelera la recuperación del tejido. 
  • Alivia el dolor de cabeza que se produce porque ciertos músculos del cuello y de la espalda permanecen rígidos por mucho tiempo. El masaje ayuda a relajarlos al incrementar el flujo de sangre dentro del tejido. Al ser realizado por uno de nuestros masajistas profesionales, esta terapia es bastante efectiva y segura.
  • Combate el estrés, pues ayuda a reducir la producción de cortisol, la hormona del estrés; además, controla diversos síntomas asociados con este estado mental, como la ansiedad, la aceleración de los latidos cardíacos, respiración rápida o tensión muscular. Un cuerpo y una mente relajados toman mejores decisiones y afrontan con más fuerza las situaciones cotidianas.
  • Mejora el cuadro depresivo: eleva los niveles de oxitocina y serotonina, sustancias relacionadas con el placer y el bienestar. Equilibra los neurotransmisores y la química cerebral, al liberar la tensión emocional que se transforma en cargas musculares o contracturas en nuestro cuerpo.
  • Mejora la autoestima: darse la oportunidad de recibir un masaje es un gesto de amor propio y cuidado de uno mismo, lo que adicionalmente produce un estado de bienestar y placer por la liberación de endorfinas en el cuerpo.
  • Mejora la concentración: al promover una mayor circulación sanguínea y oxigenación celular, se favorece la “activación” de diversas áreas del cerebro.
  • Ayuda con el dolor menstrual: algunos trabajos de investigación hallaron que los masajes en el vientre con aceites esenciales son más efectivos que algunos analgésicos para controlar el dolor menstrual, sin efectos secundarios. El masaje ayuda a relajar los tejidos, lo que alivia los espasmos del útero y la tensión. Asimismo, algunos aceites esenciales poseen propiedades relajantes y analgésicas.
  • Contribuye al tratamiento de cáncer: aunque no serviría para combatir el cáncer directamente, el masaje ayuda a los pacientes de esta enfermedad a tener una mejor calidad de vida, porque reduce varios de los síntomas o efectos secundarios de las terapias contra el cáncer, tales como la quimio y radioterapia. Por otro lado, es sumamente efectivo para reducir el estrés.

Como podemos ver, la masoterapia no es solo una manera agradable de darse un gusto o mimarse. Por el contrario, puede ser una herramienta poderosa para ayudar a la persona a hacerse cargo de su salud y bienestar, ya sea que tenga una condición de salud específica o simplemente esté buscando otro calmante para el estrés y disfrutar de los sentimientos de cariño, comodidad y conexión que esta práctica genera.

Si recordamos que más de dos terceras partes de las enfermedades están relacionadas con el estrés, entenderemos por qué la masoterapia es tan benéfica para la salud.